Búsqueda personalizada

jueves, 20 de enero de 2011

10 REMEDIOS CASEROS PARA LAS AFTAS BUCALES-TODO MUJER LATINA

TODO MUJER LATINA

10 REMEDIOS CASEROS PARA LAS AFTAS BUCALES

1- FITOTERAPIA:
Son ideales las infusiones con plantas de acción bactericida, antiséptica y cicatrizante. Con ellas se hacen enjuagues de algunos minutos sin tragar el líquido. Plantas recomendadas: salvia, equinácea, árnica, limonero, cola de caballo, aloe, llantén, malvavisco y zarzamora.

2- AGUA CON…
Los enjuagues pueden ser con plantas o con otros componentes también muy efectivos...

Prueba con un vaso de agua al que hayas añadido una cucharada de bicarbonato o de sal. También puedes usar agua mineral con un chorro de agua oxigenada.

3- JENGIBRE Y ALOE:
En la farmacia podrás encontrar enjuagues o geles para aliviar el dolor y evitar la infección por bacterias u hongos.
Aplicar un poquito de aloe vera en la zona afectada también da resultado, así como frotar un trozo de jengibre fresco. Éste es un remedio popular muy eficaz por sus propiedades antisépticas y por su capacidad para reducir la irritación.

4- MANZANA Y YOGUR:
Hay dos alimentos que ayudan a eliminarlas. Uno es la manzana, que por sus propiedades bactericidas está muy indicada; a parte de comerla, es efectivo restregar la pulpa con ayuda de la lengua por toda la boca.
Otro alimento aliado de la salud bucal es el yogur; el natural rico en lactobacilos ayuda a la prevención de las úlceras bucales.

5- EN LAS ENCÍAS:
A veces las llagas no se sitúan sólo en la parte interior de los labios sino que se dan también en las encías. Enjuagarse la boca con una mezcla a base de media cucharada de café molido y media de bicarbonato sódico disueltas en un vaso de agua tibia es un remedio muy eficaz.

6- PREVENCIÓN:
Con una alimentación equilibrada y una buena higiene bucal puedes prevenirlas. Evita los alimentos que pueden provocarlas o agravarlas: cítricos, piña, tomates, ciruelas, nueces, cerezas, chocolate, vinagre, alcohol y café. Evita también las comidas demasiado condimentadas, con mucha sal o mucho azúcar y modera el consumo de carne.

7- LESIONES:
A veces las aftas no se deben a una infección sino que se desarrolla a partir de una lesión bucal: mordiscos en la parte interior de la boca, roce con dientes muy agresivos, dentaduras postizas inadecuadas, lavados de dientes muy intensos, etc. Si las llagas ocurren con frecuencia debido a alguna de estas causas, hay que consultar con el dentista.

8- EL TÉ:
Realizar enjuagues de plantas en infusión es muy eficaz, pero también lo es su utilización directa, sobre todo en el caso de las plantas de té. Poner una bolsa de té húmeda sobre la úlcera es un remedio eficaz, ya que los taninos de esta bebida actúan como astringente y producen gran alivio a la vez que disminuyen la infección.

9- ESPLIEGO:
Las flores de espliego tiene la gran capacidad bactericida, cicatrizante y antiinflamatoria, por lo que resulta muy recomendable utilizarlas hacia el final del tratamiento, cuando el afta ha disminuido su tamaño. Así, ayudará a la cicatrización de las heridas que haya podido ocasionar la llaga en la piel.

10- COMPLEMENTOS:
A veces no sólo son importantes los alimentos que comemos, sino los nutrientes que nuestro organismo asimila. Hay que tener cuidado sobre todo con las carencias: la falta de hierro contribuye a la aparición de aftas, la carencia de ácido fólico también puede provocar llagas, la vitamina B12 es muy beneficiosa y el betacaroteno acelera la cicatrización de las membranas mucosas.

0 comentarios: